5 de junio de 2017

MEMORABILIA GGM 870

EL UNIVERSAL
Ciudad de México
Confabulario
3 de junio de 2017


CRONICA

Gabriel García Márquez  con Carlos Fuentes en entrevista
con el periodista francés Regis Debray en París (1976)

“El verbo ha encarnado”
Cincuenta años después de su publicación en Buenos Aires, Cien años de soledad sigue siendo un fenómeno literario y editorial único de Latinoamérica. Las cartas entre García Márquez y Carlos Fuentes nos ofrecen una perspectiva privilegiada sobre su gestación  y su impacto en la vida del novelista colombiano

Por Gustavo Arango

Las novelas se terminan de escribir muchas veces. Cuando su autor siente que materializó la idea que lo poseía, la sensación es de euforia. Le falta corregir, averiguar detalles, hacerse dueño de imágenes y frases, pero ya no hay temor de que la obra nunca exista. Cuando de verdad termina, y entrega su novela al editor, lo que siente es vacío y levedad. El 30 de julio de 1966, Gabriel García Márquez sentía que había terminado de escribir la novela para la que su vida fue una larga y paciente preparación. Vivía en la Ciudad de México y quiso compartir su alegría con su amigo, Carlos Fuentes, quien estaba en París.

“He aquí la noticia: se acabó Cien años de soledad. Pera saca los primeros capítulos, mientras yo pulo los últimos, con unas dificultades de información más o menos tremendas: hoy necesito saber cuáles eran los métodos medievales de matar cucarachas y cuánto pesaban 7.214 doblones de a cuadro, encontrar alguien que me traduzca un diálogo al papiamento y una veinte exquisiteces más, pero ya estoy del otro lado. En la drástica reducción final quedó reducida a 550 cuartillas, pero mi ilusión es que agarren y tengan que ser leídas de una sola sentada. Siento que me quedó mejor de lo que yo esperaba, y que en ningún momento decae gravemente, y se sostiene el interés, el estilo torrencial y el disparatorio de la vida cotidiana en el Caribe. En agosto la mando a Sudamericana, que le prepara gran lanzamiento. Tiemblo de miedo, y espero ver qué pasa”.

Cincuenta años después de su publicación en Buenos Aires, Cien años de soledad sigue siendo un fenómeno literario y editorial único en Latinoamérica. Son materia de leyenda las circunstancias que rodearon su escritura, así como su éxito inmediato y desaforado. Todo lector fiel de Gabo conoce la historia del viaje a Acapulco en el que tuvo claridad sobre el tono que debía darle a su novela (la misma impavidez con que su abuela le contaba, cuando era niño, historias increíbles). Es parte de la leyenda el encierro obsesivo durante dieciocho meses y las estrecheces familiares que Mercedes, su esposa, enfrentó con estoicismo. Es muy conocida la historia de lo ocurrido en la oficina de correos, cuando el dinero no alcanzó para enviar la novela completa, y las palabras de Mercedes cuando por fin quedaron en la ruina y con las manos vacías: “Ahora sólo falta que la hijueputa novela sea mala”.

En mayo de 2014, a los dos años de la muerte de Carlos Fuentes y sólo un mes después de la muerte de García Márquez, la sección de manuscritos de la Biblioteca Firestone, en la Universidad de Princeton, levantó la restricción que existía sobre la correspondencia entre Fuentes y García Márquez. Buena parte de esas cartas corresponden a los años de escritura y proyección inicial de Cien años de soledad (1965-1969), y ofrecen una privilegiada perspectiva sobre la gestación del “Quijote latinoamericano”, como la llamaría Fuentes, y sobre su impacto inicial. Justo un año después de aquella carta de julio del 66, Cien años de soledad se extendería como reguero de pólvora por el mundo hispánico, y empezaría a abrirse paso en Francia y Estados Unidos, cambiando para siempre la literatura latinoamericana y la vida de su autor.

Esto se volvió un chorro, magister”

No se me ocurre un modo mejor de celebrar la primera mitad terminada de mi novela”, escribió García Márquez el 30 de octubre de 1965, “que contestando tu carta de Nueva York. Empiezo por decir que eres un malvado, por encontrarte en Roma en este sábado sombrío, pero con un poco de egoísmo te lo agradezco, porque ya no tengo a quien visitar y el té dominical lo dedico a escribir. Hasta encontré el título de la novela: Cien años de soledad. Cómo te suena?”

Cuando leemos un libro, raras veces pensamos en el confuso –y a veces desalentador– proceso de gestación. Ignoramos las preocupaciones cotidianas del autor, las incertidumbres que ocupan sus días, los otros proyectos que se le atraviesan en el camino. En esa misma carta, un año antes de terminar Cien años de soledad, García Márquez habla de otra historia que empieza a obsesionarlo.

“Esto se volvió un chorro, magister: encontré al fin la solución del dictador, con el título que ya conoces: El otoño del patriarca. Recuerdas que mi problema era dar con el contexto socio-histórico-económico, político? Qué tontería. La otra noche, recordando el juicio de Sosa Blanco, encontré la clave: la novela debe ser el monólogo del dictador, decrépito, despistado, sordo, y ya casi completamente gagá, tratando de justificar sus actos durante 92 años en el poder, ante un tribunal popular que lo juzga en el estadio de béisbol. Todo en primera persona con las palabras del viejo, con sus errores, sus lagunas mentales, sus tautologías, idiotismos, ingenuidades, etc. Ha sido una solución tan explosiva, que la puedo tener lista en seis meses, y ahora sí sería fácil la dimensión poética que tan difícil –o imposible– me resultaba del otro modo. Tú que me conoces, te imaginarás lo contento –e insoportable–que estoy con este hallazgo”.

Lo cotidiano le disputa la atención que quiere darle a su novela. “Yo veía ya el cine desde un punto muy lejano, hasta que Mercedes, muy compungida, me informó que al cabo de 400 cuartillas estábamos debiendo 21 mil pesos”. Decidió que trabajaría medio tiempo en su novela y el resto lo ocuparía en escribir el guion de una película de Arturo Ripstein, Patsy on the rocks, “o la vida licenciosa del joven escritor gótico Carlos Fuentes”.

“Master: Es importante que escribas con mucha frecuencia”, dice su carta del 25 de diciembre de 1965. “El otro día estábamos en el jardín, viéndolo todo negro, cuando llegó tu carta atiborrada de buenas noticias. Luego, analizándolas, nos dimos cuenta de que ninguna de esas noticias resolvía nuestros problemas pero tenían en cambio la virtud de hacerlos olvidar. En los días malos, Mercedes dice: ‘Qué bueno que escribiera Carlos’”. Agrega en la carta que la novela avanza “a paso de tortuga” y que espera terminarla en mayo.

Las cartas que le dirige a Fuentes le sirven para aclarar ideas. Dice que, apenas termine, espera “entrarle enseguida a El otoño del patriarca”. Dice que, además, tiene “ya anotados unos cien cuentos muy cortos, muy sencillos, muy cosmopolitas, que quiero empezar a trabajar cuanto antes. Esta literatura es una mierda: te abandona cinco años y después te atropella exigiéndote cosas que están por encima de las posibilidades por cuestiones de tiempo”. Escribe que está “cada día más enconchado”, y se despide con “un gran abrazo de sus huérfanos dominicales”.

“Trabajo como un burro”, escribe en febrero de 1966. “La novela avanza, pero se hace cada vez más larga”. Cuenta que “Mercedes descubrió que el dinero rinde más cuando lo esconde entre las páginas de La región más transparente”.

El 21 de mayo de 1966 reflexiona sobre su novela y sobre la literatura latinoamericana. Ya entonces es clara su intención de que “la mafia”, como llama al grupo en el que incluye a Fuentes, Cortázar, Vargas Llosa y otros pocos, produzca un impacto a nivel continental.

“Se necesita alguien, que no sea ninguno de nosotros, para que diga las cosas como son. La verdad, mi querido Carlos, es que nuestros antecesores no hicieron sino sembrarnos escollos en el camino, y nosotros enfrentamos el problema de descuajar la enmarañada selva de falsedades, que ellos inventaron, para después explorar la selva original. Hasta la retórica, que era su fuerte, la usaron tan espantosamente mal y la dejaron tan manoseada que, ahora que la necesitamos para las buenas finalidades, está infestada de trampas peligrosas. No sólo hemos partido de cero sino de más atrás y, si a pesar de eso estamos avanzando, es algo que merece ser reconocido con cojones y no con gacetillas de compromiso. Como siempre, los observadores de nuestra vida cultural están esperando que sus realidades se las manden a decir de Europa”.

Carlos Fuentes había respondido con entusiasmo a la lectura de unos capítulos. “Lo que me decías en tu carta me ha llenado de alborozo”, escribe Gabo. “Llegó en un momento oportuno, en uno de esos días negros en que me pregunto si no estaré chapaleando en un pantano de mierda. Es lógico: nunca he trabajado tan solo, no tengo puntos de referencia, salvo, quizás, a veces, Rabelais, y sufro como un condenado no sólo tratando de meter en cintura a la retórica, sino buscando a cada paso los límites y las leyes de la arbitrariedad, tratando de sorprender la poesía en un momento de descuido –y no en plena efervescencia como la buscan los poetas–y peleándome en fin para que vuelvan a tener sentido las palabras que de tanto ser mal usadas ya no significan nada. Estoy doblando el cabo final, sintiendo que ya casi le doy, y todavía me faltan como cuatrocientas páginas. Todo esto, por supuesto, con el problema de siempre: al darle a la novela la prioridad que merece, descuido el pan de cada día, y aquí estamos otra vez viviendo de milagro, mientras los productos revientan el teléfono para que les escriba chorros, lo peor es que ya nada me sabe a nada, sólo la novela, y no soy capaz de escribir una letra que no sea para ella. Cuando pienso que este es nuestro problema más grave, y que tampoco el socialismo ha podido resolverlo, me pregunto qué hacemos los escritores pobres en este cabrón mundo”.

En mayo de 1966, empieza a pensar en la vida después de su novela. Considera una oferta, “sólo que muy estrecha de dinero”, para irse a Roma. “Como me dan los pasajes para toda la familia, estoy tentado a aceptarla por uno o dos años, pensando que si aquí voy a vivir con las mismas estrecheces, es mejor sobrellevarlas en Roma. (…) No salgo a ninguna parte, me pudro en mi salsa, le soy fiel a Mercedes como un perro, y ella está que se revienta de aburridora domesticidad. La perspectiva de Roma, por consiguiente, brilla en el horizonte”.

A finales de julio, ya con la sensación de estar “del otro lado”, García Márquez aprovecha para pedir detalles sobre el coronel Lorenzo Gavilán, el personaje de La muerte de Artemio Cruz que ha incluido en su novela y al que le ha dado muerte en la masacre de las bananeras. También le pide a Fuentes que hable con Cortázar para que le permita incluir una referencia a Rayuela: quiere que Gabriel, el nieto de Gerineldo Márquez, viva en el mismo apartamento “donde muchos años después había de morir Rocamadour”. Explica que no aceptó la oferta de irse a trabajar a Italia, pues las exigencias no le permitirían escribir. Ahora le pide a Fuentes “una pista sobre la posibilidad de conseguir por seis meses en alguna universidad de Estados Unidos, una pensión de escritor residente”.

“La novela del dictador ya me atropella y necesito ver qué hago, pues no tengo derecho a someter a Mercedes a la prueba que le hice con Cien años de soledad. Hemos pasado ocho meses muy duros, estamos en la ruina y cargados de deudas que tengo que pagar de aquí a diciembre, para empezar el otro libro en enero. Mi drama es que toda la vida he trabajado como un burro para ganar dinero y no he podido aprender a arreglármelas para escribir mis libros, que a partir de este momento es lo único que me interesa. No quiero perder este entusiasmo, estás ganas de escribir los temas que ya no me dejan dormir y que corren el riesgo de perderse en una agencia de publicidad”.

Gabriel García Márquez en la Alameda Central
de la Ciudad de México (Circa. 1965)

No haré nada más que escribir novelas”

La correspondencia revela el apoyo y la influencia de Carlos Fuentes en la gestación de la novela. Por momentos parece que Fuentes tuviera más claridad sobre las dimensiones y el sentido de lo que García Márquez estaba haciendo. En una etapa temprana le dice: “Creo que tienes un hallazgo en las manos y te envidio”. Más adelante le sugiere publicar la novela con Seix Barral, para darle mayor difusión internacional. Gabo habla de la Revolución Cubana: “si los amigos cubanos se van a convertir en nuestros policías se van a llevar, al menos de mi parte, una buena mandada a la mierda” (marzo de 1967), “mi instinto de patriarca chino me indica que Cuba va a terminar en luna de miel con los gringos (marzo de 1969); de la industria cinematográfica mexicana; de un proyecto colectivo sobre los dictadores de cada país: “Don Tomás (Cipriano de Mosquera) estaba completamente loco y tiene mucho de tu Santa Ana” (junio de 1967); y del esfuerzo conjunto por hacer visibles sus obras: “Ante todo, master, mi gratitud por tu artículo en Siempre, por la mención en Life y por la declaración en Mundo Nuevo. Me estás vedettizando” (julio de 1966). El tono entre los dos es entrañable. Juegan a coquetearle a la esposa del otro: “Un abrazo a la Macedonia, que otra vez se me fue viva al corral”, escribe García Márquez; “Un beso a la divina Gaba, por la que se me cae la baba”, replica Fuentes.

El 30 de septiembre de 1966, Cien años de soledad estaba terminada: “Master querido: no le había contestado porque la novela me dejó una cruda horrible: de pronto me asaltó el terror de que en realidad no había dicho nada en 500 cuartillas y me encerré con el neurótico propósito de hacerla otra vez de otro modo. Todo se redujo, por fortuna, a unos cuantos machetazos, a limpiar todo un poco más, y ya está en Buenos Aires. La mandé sin mostrársela a nadie. Te imaginarás como estoy todavía esperando que los lectores de Sudamericana me manden a decir que es una mierda”.

El manuscrito lo pasó en limpio Esperanza, “La Pera”, el personaje de la gran crónica que García Márquez siempre lamentó no haber escrito. “La Pera” trabajaba en una empresa para la que Carlos Fuentes y él hacían textos publicitarios. “Era una mujer extraordinaria”, diría García Márquez muchos años después. “Se dio el lujo de pasar los dos libros de Juan Rulfo, varias novelas de Carlos Fuentes, y a todos nos hacía correcciones. Terminó amnésica en Cuernavaca. Cuando transcribía Cien años de soledad, llamó a preguntarme si tenía nuevos capítulos y, como le dije que no, me preguntó: ‘Y, dígame una cosa, ¿al fin fulanito sí se come a sutanita?’”.

García Márquez venía negociando bajo la tutela de Carmen Balcells: ya había firmado contratos para las traducciones de su novela al inglés y al francés, y pronto lo haría para las ediciones de bolsillo de sus libros anteriores. La campaña de expectativa fue de casi dos años. En diciembre del 65, recibió las pruebas de la entrevistas-crítica que Luis Harrs le dedicó en Los nuestros. “La encuentro estupenda”, escribió. “La semana entrante le mandaré a Harss, para que se forme una idea, 80 cuartillas de la novela, la cronología, el árbol genealógico de los Buendía, y otras notas. Si lo ves, dile que te muestre ese material”.

Esas páginas fueron lo único que Fuentes leyó antes de recibir el libro impreso. El 4 de marzo de 1967, García Márquez escribe: “Cien años sale en mes y medio, y el primer ejemplar te ira volando desde Buenos Aires. Ya corregí pruebas y encontré pocas cosas de que arrepentirme. Serán diez mil ejemplares que espero me saquen al fin del círculo de mis amigos. Los avances en Mundo Nuevo, en Amaru y en Eco han pegado muy bien: recibo cartas de entusiastas desconocidos de todas partes”.

En esa misma carta, previendo un éxito modesto, García Márquez esbozó sus planes para los meses siguientes: “Mercedes y yo vamos a meter nuestras cosas en una bodega. Vamos a Buenos Aires por unos veinte días, soy jurado del concurso de Primera Plana, al regreso 15 días en Colombia. Si el Rómulo se lo dan a Mario, como sospecho y se lo merece, me daré el salto a Caracas para darle mi abrazo. A principios de septiembre a París o Barcelona y, después de rascarme las pelotas repasando mis nostalgias europeas, nos instalaremos en la costa catalana –ya sin turistas franceses–, por un año mínimo, a escribir la novela del dictador, que ya se me sale por las orejas, y un libro de cuentos. Estaremos cerca de París y tendré coche, de manera que en el camino habrá oportunidad de organizar encerronas envidiables como las que propones. Todo es posible gracias a una cantidad de trabajo bestial que me he echado encima (cine, publicidad, T.V. clandestina) aprovechando la velocidad que me quedó de la novela. En tres meses tendré ahorrado suficiente dinero para el año en Europa, sin contar los anticipos que espero de todos lados por Cien años, y que servirán para prolongar la estancia por cuanto sea posible. Para mí, se acabaron los primeros cuarenta años de trabajos forzados: a partir de ahora, aunque sea comiendo tierra, no haré nada más que escribir novelas”.

“Yo estoy prácticamente haciendo maletas”, escribió el 5 de junio. “El 15 de julio me voy a Barranquilla, el primero de agosto a Caracas, el 15 de agosto a Buenos Aires, el primero de septiembre regreso a Bogotá y en la segunda quincena de ese mes vuelo directamente a Barcelona, y a escribir como un animal. Ya me arden los dedos!”

“En estos días recibirás directamente de Buenos Aires un ejemplar caliente de Cien años de soledad. Yo lo espero en estos días, pero di instrucciones de que los ejemplares de mafia se fueran, inclusive, primero que el mío. Tengo un miedo de cucaracha ante la inminente aparición del mamotreto”. Prometía investigar, en Bogotá, sobre “don Tomás”, su dictador elegido; pero el proyecto colectivo no estaba entre sus prioridades. “Hay mucha prisa? Porque mi problema es que ya, a estas horas, y sin contar el colectivo, tengo cuatro libros por delante. Se me destapó el grifo, master”.

La novela se terminó de imprimir el 30 de mayo de 1967, y llegó a las librerías de Buenos Aires el 5 de junio. A finales de junio, la revista Primera Plana de Buenos Aires publicó la primera reseña de la novela, escrita por Tomás Eloy Martínez, y una extensa entrevista a García Márquez. La foto de portada lo mostraba caminando por una callecita de San Ángel. Todo el aprendizaje de sus años como publicista había sido puesto al servicio de la novela. Se esperaban grandes cosas; pero no, cosas tan grandes.

“En cuanto a Cien años”, escribió el 12 de julio, “estoy un poco aturdido: ya fue un cañonazo. Se agotó la primera edición de 10 mil ejemplares en tres semanas, solamente en el cono sur, y ya hay segunda edición. México pidió cuatro mil ejemplares que se están vendiendo como pan. Lo que más me gusta es que no hubo tiempo para esperar los críticos: se ha vendido a pura propaganda de boca. Créeme que le tenía mucha confianza a este libro, pero no creí nunca que saliera con esta fuerza explosiva. La sola noticia de que hoy lo estás leyendo me pone la carne de gallina”.

El verbo ha encarnado”
La respuesta de Fuentes no se hizo esperar. Estaba llena de exclamaciones, de mayúsculas, de conceptos eruditos y reacciones emocionales:

PRIMER AÑO DESPUES DE LOS CIEN DE SOLEDAD

Venecia, 22 de julio de 1967
MAESTRO Y ARCÁNGEL!!!!

Tu carta acaba de llegar, y yo andaba como chapulín entre las brasas a punto de achicharrarme de ganas de escribirte, pero dispuesto a pasar cien años de ansias averiguando tus sucesivos paraderos y yo con la buena nueva en la punta de la lengua.

CIEN AÑOS DE SOLEDAD ES UNA OBRA MAESTRA
Y como no te lo podía decir a ti, he aquí que en cuanto terminé, afiebrado, conmovido hasta la raíz, deslumbrado, tu libro, me senté a escribirle a Julio Cortázar porque iba a estallar si no hablaba con alguien que me lo entendiera todo y quizá lo mejor es que te transcriba la carta a Julio y santas pascuas:

Querido julio:
Te escribo por la necesidad imperiosa que siento de compartir mi entusiasmo. No sé dónde anda en estos momentos Gabriel García Márquez. Puesto que no puedo escribirle al autor te escribo a ti, a quien todos debemos tanto (ese TANTO indefinible que es un aire nuevo, un campo más ancho, una constelación que se integra). Acabo de leer Cien años de soledad y siento que he pasado una de las experiencias literarias más entrañables que recuerdo. Conocía partes que Gabriel me había dejado leer pero todo mi entusiasmo previo no me preparaba para la deslumbrante totalidad de la crónica exaltante y triste, para esa prosa sostenida sin desmayo, para esa imaginación radicalmente liberada. Me siento distinto después de leer el libro, como si hubiera por fin podido reconocer a toda mi gente y darle la mano (porque había que darle la espalda a esa misma gente cuando era vista con la mirada circunstancial y patronizing del naturalismo: Gallegos y Alegría e Icaza nos habían divorciado de media América). Tengo la impresión de haber leído algo así como el Quijote latinoamericano: un Quijote atrapado entre las montañas y la selva, sin campos que recorrer, un Quijote enclaustrado que por ello tiene que inventar el universo a partir de sus cuatro paredes derruidas. Qué maravillosa re-invención del mundo a partir de esa re-invención de los inventos: qué prodigiosa imagen cervantesca del mundo convertido en discurso de la literatura, en paso continuo e imperceptible de lo real a lo vivido a lo imaginado. Los Buendía, como don Quijote, sólo existen a partir de la literatura, pero la literatura se convierte en la realidad superior porque es capaz de dar vida a los Buendía. Tiene que quedar por ahí un Aureliano con la cruz de ceniza en la frente que ahora salga a protestar contra la crónica del bisnieto del coronel Gerineldo Márquez, a enmendar los errores inevitables y a proponer una nueva, radical, insospechada lectura de los pergaminos de Melquiades. Alguna vez me escribiste de la novela mutante. Creo que esta de Gabriel es eso: una generación y regeneración al infinito de las figuras que nos propone el autor, mago inicial de un exorcismo que ya no puede tener fin, y qué sentimiento de alivio, Julio. ¿No te sucede que cada buena novela latinoamericana te libera un poco, te permite limitar con exaltación tu propio terreno, profundizar en lo tuyo con una conciencia fraternal de que otros están completando tu visión, dialogando, por así decirlo, con ella? Bueno, perdona tanto despropósito y abóname la urgencia de compartir contigo esta alegría”.

Y vuelve a hablarle a García Márquez:

Podría seguir indefinidamente. Lo que voy a hacer es sentarme a escribir un ensayo larguísimo, digno de Melquiades, o por lo menos de ese Aureliano Buendía que se salvó de la muerte gracias a la protección del coronel Lorenzo Gavilán, que todavía anda, dicen, perpetuamente levantado en armas en la Sierra Madre, dando de tiempo en tiempo parte a las autoridades, más que de una rebelión, de una herencia, la del coronel Aureliano Buendía”.

Te confieso que me siento aplastado con un blok del carajo. A ver cuánto me dura. Me parece inútil escribir después de leer tu libro. Es la misma impresión que se tiene leyendo la Biblia o los trágicos griegos. Todo ha sido dicho, el verbo ha encarnado”.

Uno de los tantos encuentro entre Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes. En la imagen. ambos escritores durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española.
EFERicardo Maldonado

 “Este extraño planeta en que he caído”

Todavía no empiezo El otoño”, escribe García Márquez el 2 de diciembre de 1967, ya instalado con su familia en Barcelona. “Mi viaje por Sudamerica me ha hecho cambiar por completo la perspectiva que tenía de ese libro y he vuelto a pensarlo de nuevo desde el principio hasta el fin. Mientras tanto, me estoy divirtiendo como un japonés con un cuento largo que me cayó de pronto, y que empezaré a escribir uno de estos días. El solo título me tiene dichoso: “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada”. Es una locura que creo que te va a gustar mucho. Cien años de soledad sigue vendiéndose como salchichón y ya sale la cuarta edición. Para mí que el famoso Boom no es tanto un boom de escritores, como un boom de lectores. Qué maravilla!

“Por otro lado, la editorial Sudamericana me ha resultado estupenda, me liquidan mis sustanciosos derechos con una religiosidad asombrosa y esto me está permitiendo hacer a largo plazo los planes europeos que estaban previstos como cortos y estrechos. Mercedes, con su sabiduría egipcia, lo ve y no lo cree. Yo, simplemente, estoy asustado pero trato de que no se me note. Todavía no he podido formarme una idea de este extraño planeta en que he caído”.

He quedado como el aire”

Le tomaría algún tiempo adaptarse al extraño planeta. Las distracciones permanentes: la fama, el activismo político y las visitas constantes de amigos lo alejaban de la novela del dictador. También, las dudas sobre lo que estaba haciendo.

“Mi novela crece y crece deformada por la thah dormida de la historia del Caribe”, escribe el 17 de marzo de 1969. “Ahora he descubierto que Cristóbal Colón, como mi dictador, no tenía líneas en la palma de la mano, y por eso no se sabe en cuál de sus tres tumbas están sus huesos. En Santo Domingo encontraron un cofre con un letrero: ‘Ultima parte de los restos del almirante’, como si el cadáver de un hombre pudiera pasar a la historia en episodios continuados como las novelas por entregas. Ahora estoy escribiendo el capítulo de un conquistador que nunca logró salirse de la armadura oxidada y se murió dentro de ella después de vivir muchos años como un fantasma en el palacio del dictador, desesperado por el amor de una monja con quien no pudo acostarse a causa de su terrible cinturón de castidad de cuerpo entero. Lo malo es que ahora la novela me va arrastrando, que ya no sé para donde carajos me lleva ni cuántos tomos va a tener. Estoy haciendo lo que quería, es decir, lo que me saliera de los cojones”.

García Márquez ya no tiene afán de terminar. Faltan seis años para que El otoño del patriarca aparezca publicado. Con la novela sobre la soledad del poder –o de la fama– podrá hacer realidad su fantasía de los tiempos en que se resistía a terminar Cien años de soledad. El 30 de septiembre de 1966, con el manuscrito de su libro ya en Buenos Aires, le había escrito a Carlos Fuentes: “Después de este mundo terrible que estuve manoseando durante catorce meses –después de haberlo madurado durante diecisiete años– he quedado como el aire”.

Antes de que la fama viniera a alterar para siempre su vida, al final de un esfuerzo tremendo del que apenas empezaba a reponerse, le confesó a su amigo su deseo secreto: “Fíjate que los últimos días de Cien años de soledad empecé a hacerme el pendejo, y quería seguir escribiéndola toda la vida, en cien tomos, para no tener que enfrentarme otra vez a la pinche realidad cotidiana”.


** ** **

EL UNIVERSAL
Cartagena de Indias
4 de junio de 2017

Columna

Así creó Gabo a sus personajes


Gabriel García Márquez, medio siglo después de la aparición de su novela, "Cien años de soledad", sigue conmoviendo al mundo. MARCELO SALINAS-AFP
"Asciende al cielo Remedios la Bella", obra del artista Alfredo Torres Ibáñez. 

Macondo
¿De dónde salió Macondo?- le pregunté a Gabriel García Márquez en una entrevista en su casa de Manga, Cartagena, en 1992. Macondo era el nombre de una hacienda bananera, cerca a Aracataca, su aldea natal. El nombre lo escuchó a sus cinco años, cuando iba con su abuelo Nicolás Márquez Mejía, el veterano coronel de la guerra de los Mil Días, quien en uno de sus viajes con su nieto, alguien le dijo al maquinista del tren: “Déjame en Macondo”.
¿Por qué eligió Macondo como el pueblo mítico donde se desarrolla su novela Cien años de soledad?  “Me gustó la resonancia poética del nombre”. Macondo además de ser un árbol descubierto por el alemán Alexander von Humboldt en  Turbaco en 1801, es el nombre de un juego de azar en Sucre y en el Magdalena Grande. También es una tribu errante en África: Los Makondos. Mucho antes de que García Márquez eligiera el nombre para su pueblo, el escritor José Francisco Socarrás (Valledupar 1905-1995), había utilizado a Macondo como escenario de algunos de sus cuentos de su libro Viento de trópico (1961), seis años antes de Cien años de soledad.
El primer capítulo de Cien años de soledad abarca más de quinientos años de historia de América y Europa.
García Márquez puso a trabajar a más de veinte amigos en la recolección de información para los hechos históricos de Cien años de soledad.
Gabriel es el último en irse de Macondo. Todos los amigos mueren proféticamente en el orden de la realidad.
La novela rescata dos hechos históricos: La Masacre de las Bananeras (1928) y las guerras civiles del siglo XIX y las guerras bipartidistas.
García Márquez vaticinó una tragedia colectiva: la pérdida de la memoria histórica en Colombia.

Aureliano Buendía
El primer coronel de apellido Buendía que escuchó Gabo siendo niño, de los labios de su abuelo  Nicolás y su abuela Tranquilina Iguarán, fue el coronel liberal Francisco Buendía, veterano de la guerra de los Mil Días, que combatió contra el ejército conservador en 1895 en Aracataca. En 1948, trabajando en el diario El Universal, García Márquez conoció gracias a Manuel Zapata Olivella la historia de tres veteranos de la guerra de los Mil Días, cuyos perfiles los escribió en un pequeño folleto Antonio María Zapata, padre de Manuel Zapata Olivella. Eran: Ramón Buendía, José Manuel Buendía y Aureliano Naudín. En Cartagena y en el diario El Universal, se gestó el coronel Aureliano Buendía, suma de todos los coroneles veteranos de la guerra, entre ellos, el mismo abuelo de Gabo, una de las obsesiones tutelares en sus inicios.

Remedios la Bella
Remedios la Bella, la fatídica mujer virgen que enloquece a los hombres y los lleva a morir de amor, y se eleva al cielo de Macondo, en cuerpo y alma con la sábana de Amaranta, es la síntesis de Remedios, la joven que trabajaba en el servicio doméstico en la familia de Gabo en Aracataca. Es la suma de la Virgen de los Remedios de Riohacha que se celebra el 2 de febrero. La joven desaparece un día de la casa y la madre del escritor dice inocentemente: “Se fue volando”.Y el escritor genio lo traduce textualmente como hacen los niños: se fue por los aires.

Francisco El Hombre
Surge de la leyenda  real de Francisco Moscote, al que desde niño, le decían: Francisco es un hombre, por su destreza al ejecutar  el acordeón. Se cree que Francisco El Hombre venció al diablo en un duelo de acordeones. La leyenda se convirtió en uno de los mitos rescatados por García Márquez en su peregrinaje por los pueblos del Caribe. El personaje es la suma de todos los juglares del Caribe colombiano, del Magdalena Grande, el Cesar y la Guajira.

Úrsula Iguarán
La matrona de Macondo que lleva las riendas de la casa y del destino de la saga de los Buendía: Úrsula Iguarán, es la síntesis de Luisa Santiaga Márquez Iguarán, la madre del escritor, la mujer guajira que vivió su embarazo en las tierras de sus ancestros en la Guajira. Y lo lleva a parir en Aracataca el 6 de marzo de 1927. Gabo es el contrapunto de los ancestros guajiros de su madre, y los ancestros  sucreños de su padre Gabriel Eligio García Martínez.

El Sabio Catalán
Es el escritor catalán Ramón Vinyes (1882-1952) que vivió desde los años treinta en Barranquilla, un hombre erudito que parecía haber leído todos los libros. Dirigió la revista “Voces”, y fue miembro del Grupo de Barranquilla. Aparece en las últimas ochenta páginas de Cien años de soledad. Gabo tuvo dos sabios en sus inicios:  el sabio sanjacintero Clemente Manuel Zabala, primer jefe de redacción de El Universal y primer maestro de periodismo, y Ramón Vinyes, El Sabio Catalán, en Barranquilla.

Pietro Crespi
Pietro Crespi es una evocación de los italianos que se asentaron en Aracataca, como Antonio Daconte, el que trajo el cine y el billar a Aracataca. Gabo integra el apellido Daconte a su personaje Nena Daconte, en su cuento El rastro de tu sangre en la nieve, y a su personaje Galileo Daconte en su novela El amor en los tiempos del cólera.

Melquíades
¿Dónde se te ocurrió inventar a ese personaje bíblico que resucita como Jesús y como Lázaro en Cien años de soledad? García Márquez me contó que “Nostradamus, el autor de Las Centurias, es el personaje que engendró a Melquíades”, un hombre capaz de vencer a la muerte y el paso del tiempo.

Epílogo
García Márquez se encerró 18 meses para escribir Cien años de soledad, pero desde 1947, fecha en que publica su primer cuento La tercera resignación, empieza a construir su obra monumental en veinte años. De regreso al Caribe y viviendo entre Cartagena y Barranquilla, siente que los “temas comenzaron a atropellarme”.
Deseaba que todo ocurriera dentro de una casa, pero las historias desbordaban con su espíritu los límites de Macondo. La magia de García Márquez empezó así.
La peste del olvido en Macondo fue una clarividencia de García Márquez, quien sufrió junto a su familia la pérdida de la memoria de su abuela Tranquilina Iguarán, de su madre Luisa Santiaga y de algunos de sus hermanos.

** ** **

LA TERCERA
Santiago de Chile
11 de mayo de 2017

Culto

Luisa Rivera, la dibujante de Macondo

Por Constanza Troncoso



Cien años de soledad cumple medio siglo y Penguin Random House preparó una edición conmemorativa ilustrada. La elegida para darle forma y color a la obra maestra de Gabriel García Márquez fue la chilena Luisa Rivera, quien cuenta a Culto cómo fue este viaje en acuarelas por el realismo mágico del Nobel colombiano.

”El Quijote de nuestro tiempo”, así bautizó Pablo Neruda a la obra maestra de Gabriel García Márquez cuando recién había sido publicada, en 1967. El poeta acertó. Cien años de soledad es hoy una viga maestra de la literatura contemporánea, y aunque nadie puede asegurar que vivirá 400 años como la obra de Cervantes, ha cumplido sus primeros 50 años con plena salud.
Del castellano pasó al francés, al inglés, al italiano, incluso al chino; hoy el título puede encontrarse en al menos 35 lenguas. Ha sido reproducida en ejemplares de gran tamaño, de lujo, modestos, de bolsillo y seguramente existen cientos de versiones pirata. Este año se suma una edición ilustrada de Cien años de soledad, que será lanzada por Penguin Random House para celebrar este aniversario.

“La primera vez que lo leí todavía estaba en el colegio”, cuenta Luisa Rivera (Santiago, 1988), la artista que fue convocada para darle forma y color a las fantasías del Nobel colombiano. Rivera actualmente reside en Londres, donde se dedica a ilustrar de manera particular en proyectos editoriales y comerciales. Dice que trabajar con esta obra es un gran hito en su carrera y además la considera uno de sus libros favoritos. “Esta novela está muy arraigada en nuestra cultura, por lo que darle vida a ese imaginario colectivo era un gran desafío”, comenta.


—¿Qué fue lo primero que hiciste para enfrentar este desafío?
—Primero releí el libro, estudié atentamente su contenido e hice bocetos. En ese proceso, busqué entrevistas y discursos de Gabo para escucharlas y que me acompañaran. También estudié mucho las descripciones, porque quería retratar adecuadamente el lugar y los personajes.

—¿Cómo representaste Macondo y porqué?
—Si bien Macondo es un lugar ficticio, descubrí elementos geográficos que son valiosos para la historia y quería traerlos a las ilustraciones. Me refiero a lo siguiente: aunque es un lugar ficticio, es un lugar en Colombia, porque el libro señala que está al oeste del Riohacha. Además, Colombia tiene diversos paisajes, así que seguí pistas o descripciones para entender la flora y fauna del lugar, por ejemplo, frases como “Al sur estaban los pantanos, cubiertos de una eterna nata vegetal, y el vasto universo de la ciénaga grande”. Hay muchas cosas imaginadas, pero quería incluir ciertas especies que fueran específicamente de ese lugar. En cuanto al colorido, quería algo que reflejara el lugar pero también ese elemento extraño del realismo mágico.


—¿Cómo traspasaste al dibujo el tono onírico de la obra de García Márquez?
—Me siento cómoda trabajando con ese género, porque mi trabajo ha estado siempre muy influido por el realismo mágico. Gracias a eso, el proceso fue muy fluido e intuitivo.

La artista hizo ilustraciones, en acuarela y gouache sobre papel, para la cubierta del ejemplar, la contracubierta, el lomo, las guardas, 10 ilustraciones interiores a doble página, un retrato de Gabriel García Márquez, un árbol genealógico y capitulares para cada capítulo. En esta versión conmemorativa también participó uno de los hijos del autor colombiano, el diseñador Gonzalo García Barcha, quien creó la tipografía del libro, a la que bautizó Enrico.




—¿Qué fue lo que más disfrutaste dibujar de esta historia?
—¡Honestamente, todo! El proyecto completo fue increíble. Este es uno de mis libros favoritos, así que trabajar con él es como un sueño. Quizás la primera ilustración, la fundación de Macondo, fue especialmente significativa porque era abrir ese mundo.

—Luego de estudiarla tanto ¿qué dirías que hace tan especial a esta novela?
—Literariamente es exquisita. El manejo de los tiempos es genial, y la temática alucinante, porque crea un mundo de principio a fin. Además, es una de las obras que consolidó el realismo mágico y, como si fuera poco, reúne muchos aspectos de la identidad latinoamericana. Por donde se vea, es increíble.





** ** **

Prensa Latina
La Habana – Cuba
1° de mayo de 2017

Noticia

Gabo, un ausente presente
en feria de Buenos Aires

Stand de Cien años de soledad en la Feria del libro de Buenos Aires

Buenos Aires, 1 mayo (PL) Sus libros, sus fotos, una exposición dedicada a su vida y obra, el premio Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez está muy presente en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Su imagen resalta en una esquina del gigantesco pabellón, en el cual confluyen las casas editoriales invitadas a la cita literaria, con sede en el centro La Rural, y sus libros son muy buscados por los lectores.

Pero lo que más llama la atención es una hermosa casita de madera, una especie de sitial de honor que rinde tributo a su obra cumbre, Cien años de soledad, en el 50 aniversario de su publicación.

Cincuenta años de Cien años de soledad, reza el cartel de esta iniciativa, que invita a adentrarse en ese mundo de Gabo. En sus paredes una fotografía que ha recorrido el mundo, en la que se ve a un García Márquez muy joven con el libro abierto sobre su cabeza.

Las portadas del libro

La exposición cuenta con las portadas de las reediciones de esta obra, desde la primera versión de mayo de 1967 hasta la última edición, la 131, que salió a la luz en mayo de 2014.
Pero quizás lo que más cautiva es escuchar su voz recitando el primer capítulo de una novela que ha marcado y sigue marcando a más de cuatro generaciones.

Además se puede apreciar un facsímil que reproduce una carta que Gabo envió en octubre de 1965 al renombrado editor argentino Francisco Paco Porrúa, en el que le contaba que estaba trabajando en su quinto libro (Cien años de soledad).

** ** **


3 de junio de 2017

MEMORABILIA GGM 869

                    El material a continuación puede verse en su versión original en inglés en: 
                                                                       http://blog.hrc.utexas.edu/2017/05/15/scrapbooking-the-gabo-way/

HARRY RANSOM CENTER
Cultural Compass
Austin,  Texas. - EE. UU.
Mayo de 2017

“Una historia de Cien años de soledad
a través de sus documentos”

Por Álvaro Santana-Acuña*

“El problema es mío”, confesó García Márquez a un amigo por carta en julio de 1966, “que después de tantos años de trabajar como un animal, me siento agobiado de cansancio, sin perspectivas ciertas, salvo en el único terreno que me gusta y no me da de comer: la novela”.

También le dijo a su amigo que acababa de terminar Cien años de soledad, pero que tenía serias dudas sobre si de hecho la novela era buena. Y es que durante los últimos cuatro meses le asaltaba la impresión de estar “metido en una aventura que lo mismo podía ser afortunada que catastrófica”.

 
Gabriel García Márquez viendo tocar a un acordeonista en Aracataca

En esa novela “muy larga y muy compleja”, como la describió al editor jefe de Sudamericana, García Márquez quería recrear el ambiente de su infancia, cuando vivía con sus abuelos maternos en Aracataca, un pueblo de la región caribeña colombiana. Permaneció en casa de sus abuelos hasta los ocho años. Poco después, los recuerdos de la casa, la familia y Aracataca no sólo empezaron a asediarle, sino que también resultaron clave para el despegue de su exitosa carrera literaria, porque esos recuerdos de su niñez se convirtieron en la semilla de Cien años de soledad y varias de sus primeras obras de ficción sobre el pueblo de Macondo y la familia Buendía.

Antes de embarcarse en la literatura, el joven García Márquez tuvo dos pasiones: el dibujo y la música. Aunque no se dedicó al dibujo profesionalmente, solía dibujar flores de tallo alargado al dedicar sus libros a sus amistades cercanas, como es el caso de la flor que figura en la primera página de de Cien años de soledad que dio a su amigo Álvaro Cepeda Samudio.

Su otra pasión, la música, le acompañaba siempre. Fotos de su oficina en la Ciudad de México muestran que la música (primero, en forma de discos de vinilo y casetes, y más tarde como discos compactos) ocupaba tanto espacio en las estanterías como sus libros de literatura. Escuchar música, de hecho, era una parte tan importante de su proceso creativo como la lectura.

En marzo de 1966, su amada música vallenata le dio la bienvenida a Aracataca. Ese mes García Márquez interrumpió la redacción de Cien años de soledad y voló de México a Colombia para presentar Tiempo de morir en el Festival de Cine de Cartagena. El cineasta mexicano Arturo Ripstein dirigió la película y García Márquez escribió el guión. Tras Cartagena viajó a Aracataca con su amigo Cepeda Samudio para visitar los escenarios literarios de Macondo, incluida la casa de sus abuelos. Para mayor deleite de García Márquez, su visita coincidió con el primer Festival de Vallenato de la ciudad. Un García Márquez con las pilas cargadas retomó el trabajo de la novela al regresar a la Ciudad de México.

 
Texto mecanografiado de la novela con correcciones del autor

Escribir Cien años de soledad le llevó alrededor de 13 meses, de julio de 1965 a agosto de 1966. Es poca la documentación que hoy sobrevive para entender cómo la escribió. Al parecer García Márquez quemó todos manuscritos, notas y diagramas después de recibir de Sudamericana la primera copia del libro. Sólo guardó la última versión mecanografiada del texto, que se conserva en el Harry Ransom Center. Esta versión contiene más de 200 correcciones a mano, las cuales revelan sorprendentes variantes con respecto al texto final de la novela publicado por Sudamericana. Algunas variantes de especial interés se encuentran en las páginas 46, 149 y 282.

Tras su publicación el 30 de mayo de 1967, la novela cosechó un rápido éxito en América Latina y España. Sin embargo, ni el autor ni el editor esperaban que triunfase del modo que lo hizo. En aquel entonces, lo que podía esperarse de Cien años de soledad era que alcanzase un éxito similar al de otras novelas latinoamericanas contemporáneas, como Sobre héroes y tumbas (1961) de Ernesto Sábato, El siglo de las luces (1962) de Alejo Carpentier, La muerte de Artemio Cruz (1962) de Carlos Fuentes, La ciudad y los perros (1962) de Mario Vargas Llosa, Rayuela (1963) de Julio Cortázar, Juntacadáveres (1964) de Juan Carlos Onetti y El lugar sin límites (1966) de José Donoso. Para sorpresa de García Márquez y Sudamericana, la novela se convirtió en un superventas internacional.

 
“Cien años de soledad—críticas y comentarios” (álbum de recortes)

Dada la magnitud del éxito, medios de comunicación de América Latina y España trataron de explicar el fenómeno literario de Cien años de soledad, incluidas publicaciones especiales como el número 9 de Coral, una revista de turismo, arte y cultura publicada en Valparaíso, Chile. Este número especial incluyó una recopilación de ensayos críticos sobre la novela escritos por 11 críticos y escritores de cinco países. Las críticas entusiastas y las cifras récord de venta en lengua española impulsaron una avalancha de traducciones. Su publicación en Gran Bretaña, en particular, incluyó la difusión de un folleto ilustrado de gran formato en el que se afirmaba que ecos de William Faulkner, Leon Tolstói y Thomas Mann aparecían en la novela de García Márquez. El folleto también reproducía la famosa reseña del Times Literary Supplement de 1967 que consideraba Cien años de soledad una “obra maestra”. Presenciando el éxito internacional de la novela estaba la esposa de García Márquez, Mercedes Barcha, quien, como afirmó el escritor en múltiples ocasiones, aparece en la mayoría de sus libros.

En parte gracias al éxito de Cien años de soledad, García Márquez fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1982. Desde entonces, el prestigio de esta novela no ha dejado de crecer, y su estilo –popularmente conocido como realismo mágico– sigue influyendo a grandes escritores y obras como Hijos de la medianoche de Salman Rushdie, Beloved de Toni Morrison y la saga de Harry Potter. Hasta hoy, Cien años de soledad ha vendido oficialmente más de 45 millones de ejemplares y ha sido publicada en 44 idiomas, lo que la convierte en la segunda obra literaria en español más traducida después de Don Quijote.

En 2007 la Real Academia Española publicó una edición especial de la novela para conmemorar su cuarenta aniversario. Con el objetivo de corregir errores presentes en la edición original de 1967, la Academia pidió a García Márquez que releyese el texto y lo corrigiese por última vez. De esta manera, el texto corregido sería como el que él tenía en mente en 1967. Según las galeradas que se conservan en el Harry Ransom Center, el escritor realizó un total de 61 cambios, la mayoría relacionados con errores tipográficos. Pero también aprovechó esta última oportunidad y recuperó varias de las prácticas de corrección que adoptó 40 años antes, cuando revisaba la última versión mecanografiada del texto. Así que en la edición de 2007 el escritor introdujo varios cambios en el texto para ajustarse a su intención original de dotarlo de un lenguaje lo más preciso posible; por ejemplo, reemplazó “organismo colonial” por “hígado colonial” (p.432). Otros cambios se ajustan a su idea original de aumentar el aislamiento geográfico de Macondo; por ejemplo, reemplazó “kilómetros” por “leguas”, una unidad de longitud más arcaica, para referirse a la distancia entre Macondo y el lugar de la firma de la capitulación de Neerlandia.

Medio siglo después de su publicación, la influencia de Cien años de soledad sobre la literatura mundial resulta tan profunda y arraigada que, como dijo el escritor estadounidense Eric Ormsby, “parece haber existido siempre”. Pero poco podía prever en 1966 un García Márquez “agobiado de cansancio” que esa novela lo embarcaría el 30 de mayo de 1967 en la más afortunada de las aventuras literarias.

*Álvaro Santana Acuña es Research Fellow del Harry Ransom Center.
Su próximo libro se titula Ascent to Glory:
The Transformation of One Hundred Years of Solitude Into a Global Classic
(Columbia University Press).
Su investigación sobre Cien años de soledad ha recibido
varios premios internacionales y se ha publicado en diferentes medios, incluidos
American Journal of Cultural Sociology, The Atlantic, Nexos y Books & Ideas.
Es doctor en sociología por la Universidad de Harvard
y actualmente enseña en el Whitman College.

** ** **

El álbum de recortes de Gabo

Por Jullianne Ballou

Una entrevista con Celia Shaheen, Digitalización Técnico en el archivo en línea Gabriel García Márquez

Al final de las filas de cajas verticales documento que contiene los proyectos originales de Gabriel García Márquez, notas de investigación, efemérides personales, fotografías y correspondencia. Son 15 cajas de gran tamaño acostado sobre los estantes que contienen la colección del escritor. Al abrir una caja de gran tamaño se encontrará una carpeta con una cubierta de cuero marrón suave, ligero relieve con una imagen de una jirafa y las palabras “por Septimus.” El aglutinante está actualmente vacía, sus páginas de haber sido movido para la preservación y la facilidad de viendo a la caja de último documento de la colección, caja 79. En ese cuadro, encontrará páginas rígidas, ligeramente amarillentas con recortes de algunas de las obras de Gabo, originales de su columna “La Jirafa”, que escribió para el periódico el Heraldo 1950-1952 bajo el seudónimo de Septimus.

La portada de un álbum que contiene las columnas “La Jirafa” Gabriel García Márquez escribió para el diario “El Heraldo” de 1950-1952.

Otro volumen de recortes, titulado “La novelería por el novelista nobelado” está en la caja 53, carpeta 1. Contiene la cobertura de prensa de la entrega del Premio Nobel de Gabo 30 años después. Estos son dos de los 22 álbumes de recortes en la colección que documenta ampliamente la producción y recepción de la crítica mundial de la obra del escritor hasta 2011. Son enciclopedias invaluables para los estudiosos de Gabo, así como artefactos son sorprendentes. Y son simplemente divertidos de leer. En los días en que necesito una risa, me gusta leer títulos de revisión para un trabajo específico. Tomemos, por ejemplo, los de El amor en los tiempos del cólera: “Florentino ama Femina” (San Jose Mercury News), “El amor en todas sus mutaciones macho” (Chicago Tribune), “The Love-Sueño de una cama Prodigioso (LA veces la revisión de libro ), “Las ilusiones y desilusiones de 'Amor'” ( EE.UU. Hoy), “51 años de la gratificación retrasada” (San Francisco Chronicle ), y así sucesivamente.

 
Celia Shaheen es la imagen de los álbumes de recortes para el archivo en línea Gabriel García Márquez ( un proyecto financiado por el Consejo de Bibliotecas y Recursos de Información ) y se ha convertido en muy familiarizado con su contenido. Ella hablaba conmigo sobre los desafíos de la captura de la tridimensionalidad de los libros para la web, y lo que le enseñó acerca de Gabo. 

 
 Una de New York Times lista de bestsellers del 29 de mayo de 1988, con la de Gabriel García Márquez El amor en los tiempos del cólera que aparece en el número 3.

¿Puede describir los libros de recuerdos físicos? ¿Qué es lo que contienen y cómo son estructuralmente?
El archivo de Gabriel García Márquez contiene 22 álbumes de recortes que incluyen artículos, recortes de prensa, y material efímero varios de y sobre García Márquez y sus obras. Tres de los álbumes de recortes están dedicados a las novelas individuales El amor en los tiempos del cólera Cien años de soledad  , y El General en su laberinto , y uno bloc de notas contiene materiales exclusivos de la autobiografía de Gabo, Vivir para contarla .
Cinco álbumes de recortes son un espacio dedicado a los recortes, los diferenciales originales y fotocopias de entrevistas, historias, artículos y pasajes de y sobre García Márquez de los periódicos de todo el mundo. Los materiales de estos libros tienen su origen en Japón, Colombia, Francia, México, Argentina, Brasil, Cuba, Chile, Perú, Venezuela, España, Italia, Alemania, Bélgica y los Estados Unidos. Otros álbumes de recortes, etiqueta y etiqueta, se dedican a comunicados de prensa, opiniones, entrega del Premio Nobel de Gabo, y revistas que el autor cuentos y artículos a contribuyeron con frecuencia.
Todos menos cinco de los álbumes de recortes son espiral unido con cubiertas de plástico, con un poco de titulado en la parte frontal cubre con etiquetas adhesivas. Cuatro libros están obligados con los postes de tornillo y tienen tela o fundas para tablas de cubiertas de plástico, y un bloc de notas se mantiene en una carpeta de tres anillos. El aglutinante, titulado “La Jirafa, por Septimus,” es el primero de los álbumes de recortes (con recortes de periódico de 1950 a 1952) y cuenta con una jirafa en relieve en su cubierta de cuero.

 
Una tarjeta de prensa de la publicación Kiepenheuer & Witsch de “Die Liebe in den Zeiten der cólera” (El amor en los tiempos del cólera ).

A diferencia de los manuscritos y fotografías en el archivo, que fueron digitalizados utilizando escáneres planos Epson, los álbumes de recortes fueron fotografiados en estudio fotográfico del Centro Ransom usando una Nikon D800 y la iluminación de estudio. Las imágenes fueron procesadas a través de Adobe Bridge y Photoshop para volver a formatear, recorte y añadiendo metadatos. Todos los álbumes de recortes que no estaban atadas-espiral fueron removidos de sus cubiertas y no unido, de manera que cada página, el pliego y la pieza de material efímero (como pegatinas sueltas, carteles y artículos y comunicados de prensa) podrían ser fotografiados individualmente. Después de los fotografié, los álbumes de recortes con pernos fueron reunidos con pernos de mejor ajuste por división de preservación y conservación del Centro Ransom.
Al comienzo de mi trabajo en el proyecto, que estaba exclusivamente la digitalización de los manuscritos. Cuando empecé a trabajar con los libros de recuerdos, sabía que quería acercarse a la documentación de manera diferente, ya que estaba tratando con materiales que me visto como más de tres dimensiones. Las imágenes de los libros de recuerdos que son fotografiadas en un laboratorio o un estudio tienen más de una calidad a objetos como de los manuscritos o imágenes fotográficas producidas por un escáner; el escáner crea una imagen más plana, mientras que las fotos en el laboratorio se prestan más a la visualización de un objeto en relación con el espacio que está ocupando. Por lo que las decisiones que he tomado al fotografiar los libros de recuerdos vinieron de un lugar de verlos como objetos tridimensionales en lugar de documentos. Esta es la razón, por ejemplo, las cubiertas delantera y trasera de los álbumes de recortes están documentados. También hay casos en los que una página de un libro con múltiples imágenes tomadas de la misma, en los que las diferencias en las imágenes se encuentran en la información que se revela u oscurecida por elementos que están escondidos o desplegados.
Muchos de los álbumes de recortes contienen secciones enteras de revistas, periódicos y paquetes impresos de artículos en línea que se pegan en los libros; muchos más son desplegables y recortes que se establecen estratégicamente en uno encima del otro, haciendo que la estructura y el diseño de los libros de recuerdos, a veces complicados y emocionantes para navegar (si no mira debajo de cada página o informarse sobre cada pliegue, que sólo podría perder alguna cosa). El contenido de los libros de recuerdos pueden presentar algunas sorpresas similares, especialmente cuando se mira a través de los libros que no se dedican a un trabajo o tipo de material específico. Algunas cosas interesantes quedar escondido en allí, incluyendo un cartel alemán de Gabo que era tan grande cuando está completamente desplegada que tenía que cambiar drásticamente mi puesta a punto con el fin de fotografiar. 

 
Cartel de las editoriales alemanas, Deutscher Taschenbuch Verlag Verlag y Kiepenheuer & Witsch, que incluye fotos y extractos de una entrevista con Gabriel García Márquez.

El cartel alemán es tan visualmente impactante. ¿Qué más hizo una impresión en usted? ¿Te encuentras con nada particularmente sorprendente o digno de mención?
Sí, ese cartel se carga con grandes imágenes! Hay algunas fotos de su infancia, un fragmento de un manuscrito editado, una imagen de Gabo con Plinio Apuleyo Mendoza, y una foto de su ceremonia de aceptación del Premio Nobel en 1982 que es bastante potente, sus hombros se elevan al cuadrado y empujados hacia atrás, con el pecho que sobresale una poco; es una pose muy fuerte.

Hay un bloc de notas que contiene varias ediciones del Times Book Review de Nueva York lista de bestsellers de 1988, año en que el amor en los tiempos del cólera  fue publicado en Inglés. La novela de Gabo aparece junto a obras como la de Toni Morrison  Amado,  de Danielle Steel  Zoya,  la autobiografía de Michael Jackson,  Paseo por la Luna , y el Donald J. Trump biografía  Trump: El arte del reparto . El mismo libro de recuerdos también contiene restos y fotocopias de algunas publicaciones de Texas, incluyendo el San Antonio Express, el Dallas Morning News, y el Austin Chronicle.  

 
Una pegatina de prensa de la publicación Kiepenheuer & Witsch de “Die Liebe in den Zeiten der cólera” (”El amor en los tiempos del cólera”).

Algunos de los materiales únicos que he encontrado son una tarjeta promocional (aproximadamente del tamaño de una tarjeta postal) y una etiqueta que acompaña a la editorial alemana Kiepenheuer & Witsch, por su traducción de El amor en los tiempos del cólera ( Die Liebe in den Zeiten El cólera der ). La etiqueta dice: “Nada en este mundo es más difícil que el amor” y se ilustra con una figura de Cupido que aparece en la portada del libro.
Contenidos más sorprendentes los libros de recuerdos se encuentran escondidos en uno o dos libros, que contiene las cubiertas frontales y extractos de temas de Playboy revista que incluyen entrevistas con Gabo, así como reimpresiones de sus cuentos ‘verano feliz de la señora Forbes’, “El rastro de su sangre en la nieve “, y ‘el más guapo ahogado en el mundo.’

 
Edición de febrero de 1983 de la revista Playboy, que incluye una entrevista 
con Gabriel García Márquez.

¿Qué hicieron los álbumes de recortes que hablan de García Márquez como escritor o como un hombre que no supiera ya? ¿Le dieron una nueva perspectiva sobre él o su trabajo?
Desde el principio en el proyecto, aprendí que muchos de los álbumes de recortes fueron compilados por la esposa de Gabo, Mercedes Barcha (con muchos reunidos por su asistente, bloc de notas y un libro con la temática del Premio Nobel montado por Fernando Jaramillo E.). Este dulce anécdota ha sido algo que he llevado conmigo como fotógrafo  y es a menudo una de las primeras cosas que comparto cuando se habla de los libros. Hojeando estos libros de recuerdos, se ve que hay a menudo un esfuerzo deliberado para colocar tantos materiales dentro de las páginas como sea posible, con muchos libros que contienen los diferenciales que han sido grapados y plegados, páginas cortadas y apiladas a su máxima capacidad. Si bien la naturaleza meticulosa de los libros sin duda habla de la amplitud de reconocimiento de la crítica de Gabo y su vasto alcance, internacional, el esfuerzo para organizar y catalogar estos materiales también lee como un gesto de gran cuidado y compromiso. La cantidad y variedad de materiales de prensa dentro de los álbumes de recortes revelan mucho sobre altamente expansiva la carrera del autor, con éxito, así como la tierra Gabo dentro de los contextos de matrimonio y la familia, separada de las nociones de genio o de su celebridad.

El archivo en línea Gabriel García Márquez, que incluirá más de 24.000 páginas digitalizadas de manuscritos, libros de recuerdos, fotografías, cuadernos y material efímero de la colección física del autor, estará disponible para su visualización en línea 1 de diciembre de, 2017.

Contenido relacionado

** ** **

Para situar a Gabriel García Márquez
como lector y crítico de
la literatura colombiana

Por Marissa Kessenich


Nicolás Pernett (Biblioteca Nacional de Colombia) discute sus intereses de investigación antes de su visita al Centro Ransom.

 Pernett es apoyado por la Fundación Andrew W. Mellon beca de investigación de Dotación.

Háblenos de su investigación, “Lecturas colombianas de Gabriel García Márquez.”
Gabriel García Márquez suele estudiarse como productor literario, pero pocos estudios analizan su condición de lector y crítico de la producción literaria de Colombia. Mi investigación busca limitar este análisis para averiguar cuál es la posición de García Márquez vis-à-vis con los autores y sus lecturas de autores colombianos, y específicamente las que realizó entre 1960 y la primera década del siglo XXI.

¿Qué fue lo que inicialmente le atrajo a este tema?
Mi trabajo en la Biblioteca Nacional de Colombia trajo a mi atención la insuficiente información disponible sobre las obras que influyeron en nuestro escritor más importante.
Mucho se ha dicho sobre la influencia de García Márquez en escritores colombianos de la segunda mitad del siglo xx, pero poco sabemos sobre qué tanto estuvo del tanto de las novedades literarias de su país de origen y que opinaba de ellos.

¿Qué colecciones en el Centro Ransom son más relevantes para su investigación?
Voy a utilizar los documentos disponibles en la colección Gabriel García Márquez, incluida la correspondencia enviada a Plinio Apuleyo Mendoza y Guillermo Angulo. En la investigación revisaré el archivo personal de Gabriel García Márquez, que su familia entregó al Harry Ransom Center en 2014.

¿Hay preguntas específicas que esperan respuesta en su investigación?
Lo histórico, sociológico, político y las fuentes que fueron utilizadas por el autor durante la redacción de algunos de sus libros más reconocidos ¿Qué temas y autores colombianos influenciados particularmente García Márquez, mientras que vivía fuera de Colombia? ¿De qué manera? ¿Cuál era su opinión de estos autores y sus obras? ¿Qué Autores colombianos leyó García Márquez Entre 1961 y 2006? ¿Cuál fue su valoración de estos? ¿Cuáles de estos llegaron a influir en su escritura? ¿De qué manera?

¿Por qué es importante que visite el Centro Ransom a trabajar en el lugar con los materiales originales?
A medida que este proyecto busca identificar las lecturas y temas de interés para García Márquez, voy a relacionar la información que se encuentra en la colección con información referente al mismo tema en otras fuentes. Esto requerirá una revisión continua y la relectura de materiales de la colección consultadas.
La revisión de los archivos se debe hacer en las instalaciones del Harry Ransom Center pues los indicios sobre las lecturas de García Márquez se pueden encontrar en cualquiera de los documentos de su archivo, por lo que sé requiere la continua revisión de esos documentos, en lugar de solo una parte de ellos. Además, allí también se encuentran algunos de sus libros personales.

¿Fuera de su interés en la investigación primaria, hay otros elementos de la colección del Centro Ransom que esperas ver?
Tengo mucho interés en estudiar las colecciones de otros autores latinoamericanos desde la década de 1960 archivadas en el Harry Ransom Center.